Cuál es la función del turbo y sus componentes esenciales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Cuál es la función del turbo y sus componentes esenciales

Índice de contenidos

Un motor, sin importar que sea de gasolina o diesel, amerita una cierta cantidad de oxígeno para potenciar la combustión. El funcionamiento del turbo se basa en sumar un elemento a este sistema de combustión. Este ha sido uno de los métodos más arraigados para aumentar y mejorar el funcionamiento de los diferentes motores.

Siendo mundialmente implementado en los motores diesel, es necesario conocer un poco más a fondo su funcionamiento y componentes. Si estás pensando en instalarlo en tu coche o quieres comprar un auto con turbo, es mejor que te informes. A continuación encontrarás respuesta a las principales dudas que surgen al hablar del turbo.

¿Cuál es el funcionamiento del turbo?

Denominado como turbo o turbocompresor, este es un sistema de sobrealimentación que se compone por dos turbinas; estas tienen la tarea de girar a la misma velocidad con la intención de aumentar la entrada de aire y con ella, potenciar la combustión dentro del motor. Esto se traduce en un funcionamiento mucho más eficaz, aumentando la potencia.

Este sistema se instala entre el colector del escape y el tubo de escape. Con este posicionamiento logra aumentar las capacidades del motor y disminuir el consumo de combustible y las emisiones del vehículo.

Su mayor aplicación en los motores diesel se debe al hecho de que este requiere mayor potencia y se basa en un sistema termodinámico. Por otra parte, estos motores no cuentan con una bujía, por ello, solo emplean presiones y temperaturas. El turbo se encarga de agregar una mayor cantidad de aire a la mezcla, aumentando el torque y la potencia.

¿Cuáles son los componentes esenciales para un turbo?

La base del funcionamiento del turbo está en sus componentes. Estos tienen gran importancia debido a que cada uno cuenta con una tarea específica para que el turbo cumpla con sus tareas. Son exactamente 6 elementos, te los explicaremos para que puedas tener en mente la importancia de cada uno de ellos.

Cuáles son los componentes esenciales para un turbo

Turbina

Considerada como el componente principal, esta funciona tomando los gases del escape, fundamentando en éstos su capacidad de giro. Al mismo tiempo, se encarga de aspirar el aire para que este, entre al circuito de admisión. Esta puede estar formada por álabes, los cuales están diseñados en diferentes tamaños para reducir o aumentar el caudal.

Eje coaxial

Esta pieza es la que se encarga de unir las turbinas, dando la posibilidad de que puedan girar al mismo ritmo. Se sostiene con casquillos que deberán estar adecuadamente lubricados para evitar el desgaste y con él, las averías del sistema. En pro de la durabilidad de esta pieza, se recomienda usar un aceite de buena calidad.

Caracola

Mientras la turbina se encarga de empujar el aire, dirigiéndolo hacia la caracola. Esta se encarga de hacer pasar el aire por un punto más estrecho, logrando la idea de comprimir el aire. Este logra que el funcionamiento del turbo se vea potenciado.

Válvula de descarga

Una pieza bastante importante pues tiene la tarea de redirigir la presión excedente que se genera dentro del motor. Los gases generados pueden dañar el motor, por lo que es necesario sacarlos del sistema. Esta válvula dirige los excedentes hacia el tubo de escape de forma directa.

Intercambiador de calor

El proceso generado durante el funcionamiento de esta pieza, hace que los gases aumenten su temperatura. Esto conlleva a que puedan aumentar su volumen. Para esto se emplea el intercambiador de calor, que enfría los gases, esto puede ser mediante agua o aire. Esta pieza ayuda a que se pueda mantener el consumo adecuado de oxígeno.

¿Qué cuidados amerita un motor con turbo?

Ahora que has entendido el funcionamiento del turbo, debes saber que este sistema también requiere algunos cuidados. Lo primero, es regular las revoluciones, cuando el motor se encuentra en el máximo, es necesario realizar los cambios. Esto con la intención de mejorar el rendimiento del motor y el turbo.

Por otra parte, es bueno que te tomes algo de tiempo cuando arrancas, si apagas el auto y lo enciendes rápidamente; la lubricación del turbo puede ser ineficiente, lo que conlleva a un mayor riesgo de daños. No olvides controlar la temperatura del coche, para asegurarte de que la lubricación se encuentre en el punto adecuado.

¿Te fue de utilidad este artículo? Compártelo en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Artículos que te podrían interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de sus políticas.